7.9.06

de Madrid al cielo (y a la inversa)

Hemos vuelto a Madrid el martes por la noche y, como comprenderéis, estamos cansados después del viaje. Entre ayer y hoy hemos dedicado las mañanas a trámites de extranjería, y parte del resto del día a vida social. Desde el domingo 10 hasta el sábado 30 estaremos en Bruselas, así que casi no nos da tiempo a poco más que deshacer maletas para hacerlas de nuevo.

En Taiwán leí Soldados de Salamina, de Javier Cercas. El tema, el argumento de esta novela no ficticia son muy interesantes. No sé hasta qué punto la ha ficcionalizado el autor, como hace sospechar por ejemplo el personaje de su novia, pero no importa: a pesar de algunos trucos baratos de escritor profesional (sobre todo en la parte final del libro) y de ciertos ecos macondianos que no venían demasiado a cuento, os la recomiendo como lectura, aunque sólo sea para refrescar el recuerdo que se merecen la canalla franquista y fascista (y quienes siguen defendiendo su legado en la actualidad) y el de los que se enfrentaron a ella (y perdieron).

Os dejo con mis últimos poemas, escritos entre Pingtung y Madrid del 10 de agosto al 6 de septiembre, para que podáis despacharos a gusto con ellos.



Knabino

Perturba belo
faros vin fama. Same
pro tur’ Babelo.



[Muchacha: La belleza perturbadora / te hará famosa. Igual / Babel por una torre.]




Precisiones a “Sin fecha”

La redonda, perfecta letra o
que concibiera un fenicio ingenioso
fue una vez el dibujo de un ojo
(con sus dos jeroglíficos
la propia palabra ojo
nos sigue mirando).

Probablemente
todo venga de algo
y nada de nada.

La cópula de dos mariposas
al norte de Madrid
podría inspirarla
el roce o el tango entre dos tifones,
o el vals de dos galaxias.

Por lo demás,
caerán imperios, pero no necesariamente
sucederá Shangri-La.
(En Moscú, en lugar de zares rojos,
ahora un césar negro como el crudo.)

Defendamos las pequeñas libertades,
los pequeños logros.

No faltarán generales mediocres
dispuestos a traicionar a la República.




Vidpunktoj

Notu bone, junuloj: vi ne estas la futuro.

Elaston, energion kaj miraĝojn jun-aĝajn
mi konas, spertis aŭ, almenaŭ, memoras,
sed la sola futuro nomiĝas maljun’.

Ne trompu vin, junuloj: la paseo vi estas.

Via futuro? Jen mi!



[Puntos de vista: Prestad atención, jóvenes: vosotros no sois el futuro. // La elasticidad, energía y espejismos juveniles / los conozco, experimenté o, al menos, los recuerdo, / pero el único futuro se llama vejez. // Jóvenes, no os engañéis: vosotros sois el pasado. // ¿Vuestro futuro? ¡Lo soy yo!]




Contradicciones

Son tiempos de guerra.
Sólo quien ya tenga derechos tiene derecho a derechos.
Ya no es fácil sobrevolar la pirámides en helicóptero al atardecer.

Con chanclas no se puede salir corriendo.
Sin chanclas caminar no vale la pena.

Uno puede sentirse a gusto en cualquier sitio.