22.11.09

para empezar, Milán

Acabamos de regresar esta tarde a la (a)normalidad habitual de Madrid y de España después de pasar dos semanas largas en tierras italianas. Iré dando cuenta de nuestras andanzas y pitanzas en sucesivas entradas del blog, de 5 en 5 fotos, comenzando por el principio, es decir, por Milán. La noche que llegamos llovía bastante, pero nuestros estupendos anfitriones (además de redactores y lexicógrafos) Laura y Piero nos invitaron a la fiesta de cumpleaños conjunta de dos amigos suyos, Gabriella y Claudio, que cumplían 40 añetes cada uno. Se celebraba en un antiguo manicomio reconvertido en centro cultural, y la mayor parte de los invitados eran gente de izquierdas, (ex)comunistas o no, pero bastante rojos y curtidos en definitiva.


Ésta es la única buena foto que tenemos con Laura. Deberíamos habernos sacado alguna más también con Piero, pero, en fin, con unas cosas y otras se nos pasó, aunque cuento con recurrir a la música de Fabrizio de André y a los tebeos de Jacovitti (como "Cocco Bill") para compensar esa laguna.


Doy fe de que los vinos y la comida eran excelentes, en especial los quesos y fiambres.


Esa noche descubrimos que el Babbo Natale o Papá Noel no es un finlandés o lapón de Rovaniemi, sino que se llama Paolo, es también lexicófago y habita cerca de Milán. Según nos contó, sus sobrinos lo llamaban "lo zio" (el tío), lo que viene a pronunciarse casi como "l'ozio" (el ocio).


Además tiene una hermana, asimismo lexicófraga, llamada Donata.


Qué mejor forma de iniciar este viaje y su relato... ¡Salud, vino, amistad y poesía!