9.12.08

hablemos de cochinillo

El pasado sábado fuimos con un grupo de amigos (Franco, Marga, Bernardo, Marisa y Leo) al restaurante El Horno de San Juan, en Adrada de Pirón, aldea cercana a Brieva, en la provincia de Segovia. Vale la pena probar las especialidades de su horno de leña, como el cochinillo, así como la morcilla, las croquetas caseras etc.

Aquí se nos ve con dos amigos, Leo y el cochinillo, momentos antes de hincarle el diente al segundo.

A mí me tocó un jamón.

Franco y Bernardo dan las últimas dentelladas de la tarde.

Para la eterna sobremesa, los licores caseros con base de orujo, espectaculares, especialmente el de sabor a mejorana (otros sabores: café, poleo, moras...). Todo es casero en el Horno de Don Juan (empezando porque las mesas se encuentran en diferentes habitaciones de una casa del pueblo, a la manera de reservados), y por eso os lo recomiendo. Abren sólo los fines de semana a mediodía, y se puede reservar llamando a los números 921 40 40 01, 91 613 21 49 ó 676 31 15 31.

Os dejo con Chen, Marisa y Marga, entusiastas defensoras de la dieta no vegetariana y de los chupitos de orujo.

9 comentarios:

Josean dijo...

Jorge, entro en tu blog y cada vez te veo comiendo opíparamente... sí, sí, disimulas muy bien con esos post de libros y tal... pero... ¿cómo haces para conservar esa lozanía y juncal figura que tienes...? ¡Que bien vives!! Ya verás cuando tengas churumbeles... ¡ay!! (suspiro) ¡¡esa adolescencia eterna que disfrutáis algunos!!! ¿Quizá un día salgamos nosotros comiendo contigo en Zugarramurdi, o en la legendaria tierra de agotes Arizkun...?? A ver si te animas: la marina te llama. ¿No notas la atávica llamada del norte?
;-)
Besterik gabe oraindik.... Iparraldetik.

Jorge dijo...

Bueno, suena bien lo de volver a vernos en el Norte, la Tierra Media o donde se tercie, tanto más si con pitanzas al alcance de la mano.

En cuanto a mi lozana figura, debe de ser que no conoces a Miguelín, mi michelín particular, al que llevo tantos años malcriando y engordando.

Jorge dijo...

La última frase de tu comentario significa "Sin más todavía.... Desde el norte", según www.apertium.org (¿es correcto?).

¿Y por qué no se pueden hacer comentarios en tu blog?

Josean dijo...

Efectivamente, la última frase es algo así como:

"Sin más por ahora, desde la "tierra del norte"" que es como llamamos al País Vasco Francés: "Iparralde" Lit. Ipar (norte) Alde (lado, lugar).

Y no sabía que en mi blog no se pueden hacer comentarios... ahora entiendo que mis muchas admiradoras no hayan dejado nada ahí en estos años... voy a salsear para quitar esa censura.

Bueno Jorge, lo dicho, te emplazo a venir a visitarnos.

Y reitero que es de admirar como disimulas el verdadero objeto de tu blog, que es el yantar, con algún post que otro sobre libros, poesía, etc... ¡que pillín!!

Oye, a ver si les pasas la dirección de mi blog a viej@s amig@s.

Josean

Eynar Oxartum dijo...

Hola Jorge, feliz año. Probablemente sea cosa mía, o algo cultural, pero no deja de parecerme dantesca la imagen de vosotros tan contentos detrás de una cría de cerdo con muy mala suerte :(

Jorge dijo...

Hola, Eynar

Probablemente tengas razón, pero no creo que sea mejor comprar y consumir bandejas con filetitos de carne ya cortados y limpios, protegidos por una película de plástico transparente, lo que los descontextualiza por completo de su origen animal (los animales tienen cabeza, rabo, patas...). Como decía mi amiga Bianka, alemana hija de carnicero, todo aquel que consuma carne debería matar con sus propias manos el animal que se va a comer, al menos una vez en su vida, lo que por supuesto ella misma hizo.

O quizás podríamos hacernos todos vegetarianos, pese a nuestra naturaleza de especie omnívora.

Cambiando de tema, ¿nos conocemos?

Eynar Oxartum dijo...

Sí que nos conocemos, soy Marco Trevisan, mi parolis en la hispana, pro tio, ke tiu cxi estas la hispana blogo, kutime mi legas vian esperantan blogon.

Sigo en español por eso de la integridad lingüística. No sé si te acordarás de mí, pasé dos años en Irlanda (por eso mi blog está en inglés), razón por la que imagino que no me has visto con la gente de la HEF últimamente.

Tienes toda la razón del mundo cuando dices que no es muy diferente comer el animal en anónimos filetes. Yo antes lo hacía, probablemente por pura imitación. Estoy totalmente de acuerdo con tu amiga Bianka. Si no soy capaz de matarlo yo mismo, no le voy a pedir a otro que lo haga por mí. Yo por eso hace tres años que no como carne o pescado; no es que diga que todos tienen que hacer lo que yo, pero no puedo evitar pensar que el filete de ternera que se vende en el supermercado ha implicado sufrimiento innecesario. Si fuera por necesidad lo comería, pero dado que es por placer... puedo encontrarlo en otras partes.

De todas formas, no pretendía juzgar a nadie, la foto me produjo un sentimiento y lo expresé, nada más.

Anónimo dijo...

QUIZÁ SEA LA ENVIDIA QUE ME "CARCOME". HOY HE LEIDO QUE EL ARTISTA DALI PENETRABA PATOS EN LOS BURDELES A LA VEZ QUE LOS DEGOLLABA. LA SUTILEZA DE NUESTRA ESPECIE CUALQUIER DIA ACABA CONMIGO.

Anónimo dijo...

Si fuera envidia; sería cochina, servida en bandeja de plata o en cazuela de barro. Yo también he leído la biografía de la madame barcelonesa, pero la civilización europea está asentada en gran medida en la cultura –gastronómica- del cerdo y al menos le ha tributado protagonismo en la foto.