5.4.08

la estatua de sal



La estatua de sal



La estatua de sal
dejó de cantar o hablar
y quedó en silencio para siempre.

La sal se hizo arena,
arena
que lamerán las cabras y vientos del desierto.

Reloj de arena.
Embrión de sombras.
Sombra de un eco.



Madrid, 5.4.2008

1 comentario:

Yvonne Tse dijo...

me gusta esta poesia. e sencillo y ligero. Todas cosas en cadena...