14.8.06

volando voy



Ayer por la tarde me animé a subirme a un ultraligero (el MAO 23M) en el pequeño aeródromo de Kao Shu (Gran Árbol), al pie de las montañas donde se encuentra Santimen, pero un poco más al norte, para sorpresa de los amigos y sobre todo de Chen, que, sin que yo me enterara (pues lo hizo en chino) había apostado la cena con ellos a que yo no me atrevería a montarme, dado que me da miedo ir de paquete con ella en la moto... Pues perdió la apuesta. No imaginaba que, después de haber visto despegar y aterrizar a varias de estas libélulas de tela y aluminio, no podría resistirme a semejante oportunidad.

Volamos unos 10 minutos, primero por encima del río Ailiao, de los cultivos de piña, mango, betel y los estanques para la cría de patos, en dirección a las montañas. Sobrevolamos algunas aldeas y un cementerio, así como un enorme campo de golf cuya existencia desconocía. Al acercarnos a la montaña, en la que algunos desaprensivos practicaban el parapente, giramos para volver a la pista de hierba, disfrutando de una vista estupenda coincidente casi con la puesta de sol, mientras caían sobre nosotros las primeras gotas de un amago de lluvia.

2 comentarios:

Kaplan dijo...

¡Valiente! Te imaginaba por los aires, pero a causa del tifón asiático, no por la libélula.
Y sí, se ven bien los enlaces.

Toño dijo...

Kuraĝulo!

Bonan tiel foran restadon!