18.4.06

derecho al pataleo


[imagen de Gelo Quero]

Los que preferís que os envíe mensajes (como hasta ahora) sois mayoría, así que, visto el trabajo que me ha costado organizar el material de varios años, de momento opto por el formato mixto (mensaje con link o vínculo incluido).

Entre los motivos aducidos, aparte de la vaguería o pereza (con las que me identifico por completo), hay otros que no se me habían ocurrido, como los de alguien que me escribe desde China (no desde Taiwán, ¡ojo!):

"Prefiero recibir e-mails, ya que en China no se puede abrir muchos sitios de blog, ni la Wikipedia, ni la BBC... Así que no puedo abrir el Blogspot... Una porquería [¿estupidez?] ya que a la vez hay hackers o software que facilitan entrar en esos sitios. Hay un montón de maneras alternativas hoy en día para que la gente discuta y sepa las noticias que el gobierno chino no quiere que sepan."

Interesante. Por otra parte, gracias a la libertad de expresión de nuestras sociedades "democráticas", uno puede decir o escribir lo que le dé la gana, y no pasa absolutamente nada, ahí arriba nadie se preocupa, nadie lee ni escucha. Claro, también los de arriba pueden decir lo que quieran, sobre todo si se llaman Bush o Berlusconi, aunque los que de verdad mandan supongo que son más discretos y no necesitan abrir la boca para que se cumplan sus instrucciones; algo así como lo del capo mafioso detenido en Corleone, que se comunicaba y daba órdenes por medio de trocitos de papel.

Bueno, por lo menos nos queda el derecho al pataleo... y a manifestarnos de vez en cuando: "¡Basta ya!", "Nunca mais", "Una y no más, Santo Tomás"...

2 comentarios:

Joxemari dijo...

Felicidades por el blog. Ya nos pondrás algún tutorial de blog managing…
Muy bien por Internet y la libertad de expresión: que siempre podamos escribir lo que nos peten los reales. Ahora bien, a veces uno se asusta. Sucede parecido en la radio, cuando se abren los micrófonos para que hable la “gente de la calle”. ¿Te has dado cuenta de la cantidad de sandeces, salidas de pata de banco y opiniones tarbernarias que se dicen? Todas las voces son equiparables: ahí tienes al cafre y al experto sin solución de continuidad. No hay criterio ni escalafón, o como dice el tango, vale Jesús lo mismo que el ladrón. Pues Internet, con todas sus bondades, también es eso.
Dicen los teóricos de la cosa que a más información, más desinformación (entiéndase “desorientación”). Tal es la rapidez de acceso a aquella y tan apabullante la cantidad de datos a nuestro alcance, que en lugar de invitar a la reflexión uno tiende inconscientemente a banalizarla.
O quizá esté yo equivocado, y a esta alturas de mi película me estoy volviendo un carca…

Jorge dijo...

Como dijo Mark Twain: "A veces es mejor mantener la boca cerrada y que todo el mundo piense que eres estúpido, que hablar y despejar todas las dudas." Por desgracia pocos siguen tan sabio consejo, y lo mismo vale para la escritura (¿debo incluirme?).