16.4.12

Motivos de júbilo

¡Oh, dioses, protegednos de los gorilas,
de los chimpancés y los bonobos,
de los orangutanes,
que nos privan de nuestro hábitat,
que nos condenan a malvivir en ciudades inhabitables!

¡Larga vida, oh, al viejo rey de España
que caza (es decir, asesina por placer) elefantes,
los únicos animales, como nosotros los humanos,
capaces de mostrar duelo por un muerto de su misma especie!

¡Bienvenidos a Taiji,
localidad portuaria japonesa
donde cada año se capturan a escondidas jóvenes delfines hembra
para venderlas como esclavas a engañosos delfinarios con jaulas de agua
(no confundir con una sonrisa la curvatura fija de sus bocas)
mientras que a los delfines inservibles simplemente se los mata en masa!

¡Hurra!
¡Hosana!
¡Aleluya!







Fotos: 1 - 2 - 3

Lee aquí el mismo poema en esperanto

7.4.12

Se casan dos amigos

Se casan Marga y Franco, y yo, con tal motivo,
pensaba declamar algún leve poema
sobre el amor eterno, o sobre el matrimonio
sin que cundiera el pánico o la vergüenza ajena
entre todos vosotros, invitados y novios,
pero, busca buscando, los textos que encontré
de Yibrán, de Tagor e incluso de Alberti
me parecieron blandos, o demasiado cursis
con tantos resplandores y álamos y céfiros.
Así que, camaradas, lo escribiré yo mismo,
pensé, y en un segundo me vino a la cabeza
el tándem Tierra-Luna, en el que la segunda
no es que orbite ella sola en torno a la primera
como mero satélite o perrito faldero
sino que giran ambas sobre un centro común
que, por razón de peso, reside en nuestra Tierra.
No son primas o hermanas sino dos singulares
amantes que se trenzan en un hermoso tango
de millones de años que muy pocos perciben
pero del que dependen la vida y las mareas.
¿No me estaré pasando con las comparaciones?
Recordemos que hay gente que no ve las estrellas…
Alego en mi defensa que, hace ya algún tiempo,
dirigí la mirada al breve positronio,
pareja semejante en el cosmos subatómico.
Pero quizás algunos creáis conveniente
imaginarnos algo tangible, más cercano,
por ejemplo, dos bellas tormentas de los trópicos,
dos potentes tifones al este de Formosa,
que unen sus querencias e ímpetus vitales
en un abrazo enorme en medio del océano.

En resumen, amigos, se casan Franco y Marga,
ocasión excelente para que hoy llenemos
de vino nuestras copas, brindemos y bebamos.

10-11.2.2012
[haz clic aquí para leer el mismo poema en esperanto]